All fields are required.

Close Appointment form

Tratamientos dentales en pacientes oncológicos

  • Home
  • Tratamientos dentales...
icon
Tratamientos dentales en pacientes oncológicos

No Comments

Puede ser que para un odontólogo tratar a un paciente oncológico sea uno de los mayores retos a los que se puede enfrentar. La parte compleja de los tratamientos dentales en pacientes oncológicos tratamiento, sobre todo a nivel de coordinación con otros profesionales sanitarios, precisa de una actuación bastante meticulosa, con el único objetivo de la mejor atención al paciente y evitando que  las consecuencias de la terapia oncológica sean las mínimas.

El cáncer siempre será un tema sensible para tratar, precisamente por lo serio de esta  enfermedad. En esta entrada queremos dejar constancia de la importancia que tiene el cuidado de la boca en pacientes oncológicos, tanto a nivel preventivo como el derivado de las terapias para combatirlo.


Hablaremos del protocolo de actuación, revisando qué enfermedades bucales pueden producir los efectos de las  terapias oncológicas, sus complicaciones, su prevención y su tratamiento.

Protocolo de tratamiento dental en pacientes oncológicos

Para una adecuada atención a este tipo de pacientes, es necesario seguir las pautas conforme a los siguientes momentos:

Previo al tratamiento oncológico

  • Todo el tratamiento dental debería completarse antes de que la quimioterapia se inicie, para minimizar así las complicaciones en el paciente. Una vez el paciente ha sido diagnosticado, lo ideal es realizar una exploración clínica y radiológica y tratar todas las patologías bucales o las máximas posibles antes de someterse al tratamiento oncológico para evitar así complicaciones derivadas.
  • La inmunosupresión es una peculiaridad en este tipo de pacientes, por lo que antes de iniciar cualquier tratamiento podría ser necesario conocer los resultados de un análisis sanguíneo para conocer el número de leucocitos y plaquetas existentes, ya que existen unos mínimos para poder iniciar cualquier tipo de terapia, bien de carácter preventivo o paliativo. El paciente oncológico es, por lo tanto, más susceptible a las infecciones y es el odontólogo el responsable de evitarlas y, también en numerosas ocasiones, es quien detecta neoplasias de cabeza y cuello, en inspecciones de rutina, que aún se encuentran en su fase inicial. El odontólogo es también sobre quien recae el tratamiento, ya sea preventivo o curativo, de daños colaterales producidos por las terapias de quimio o radio. 
  • Los tratamientos de quimioterapia y radioterapia afectan a la cavidad bucal, siendo necesario cumplir otras pautas a nivel preventivo; de esta manera, se evitarán contrariedades médicas durante el tratamiento.  
  • En primer lugar, se procederá con una cuidada exploración de la boca, examinando todos y cada uno de los elementos para conocer su situación. En una ficha clínica, se anotará el estado de la dentadura, de las prótesis si las hubiera y de los tejidos blandos. 
  • Tras ello, se procederá a intervenir en los elementos que procedan, con el objetivo de eliminar posibles fuentes de infecciones locales en el paciente: 
    • Las caries y las infecciones de la pulpa deben eliminarse unas tres semanas antes del inicio del tratamiento oncológico; de esta manera, habrá margen suficiente para la curación y posterior cicatrización. 
    • Radiografías periapicales, tanto panorámicas como de aleta de mordida. Para descargar patologías no visibles a simple vista.
    • La extracción de dientes en mal estado y prótesis que puedan suponer una reabsorción de los rebordes edéntulos y causar posibles traumatismos en la mucosa.  En el caso de que un diente presente una imagen radiolúcida también debe realizarse una endodoncia  o extraerse ya que puede agravarse durante el proceso a causa de la inmunodepresión. Para las extracciones debe tenerse en cuenta lo siguiente: 
      • Haber planificado previamente cuál será el proceso de rehabilitación de las prótesis a efectos de prever de reducir el apoyo en los tejidos blandos lo máximo posible para evitar daños en la mucosa. .
      • La exodoncia debe contemplar el máximo rigor de asepsia, aplicando el método menos traumático posible. 
      • En su caso, efectuar una alveoloplastia y/o legrado de la zona de extracción para una cicatrización óptima.. 
    • El tratamiento de enfermedades periodontales así como la cura de aftas, granos y quistes existentes.
    • Explorar y tratar las lesiones inflamatorias crónicas de los maxilares.
    • Eliminación de factores de irritación tisular.
    • Endodoncia de piezas permanentes.
    • Ante el riesgo de osteonecrosis deberá tratarse de la misma manera a los pacientes que sean tratados con radioterapia o bifosfonatos.

Durante el tratamiento oncológico

Será en esta fase cuando se busquen soluciones a los efectos secundarios causados por las terapias aplicadas. El odontólogo deberá cuidar de los siguientes aspectos: 

  • Realizar los controles periódicos: 
    • Radiológicos, si fuesen necesarios, pero tratando de evitarlos.
    • Periodontales
    • De higiene bucal, concienciando sobre la importancia de:
      • No fumar ni ingerir alcohol.
      • Mantener una dieta no cariogénica, evitando la ingesta de hidratos de carbono y azúcares
      • Aplicación de flúor y colutorios antisépticos.
      • Valorar la existencia de llagas y heridas de mucosa y lengua.
  • Proponer Tratamientos ante:
    • Las infecciones bacterianas, virales o micóticas que pudieran presentarse.
    • Las alteraciones del gusto: disgeusia, hipogeusia y ageusia
    • La mucositis que produce inflamación de las mucosas bucales. 
    • La xerostomía que es la sequedad en la boca producida por un mal funcionamiento de las glándulas salivales. 
  • Aconsejar sobre:
    • La limitación del uso de dentaduras postizas, proponiendo su utilización sólo para alimentarse. 
    • La no práctica de exodoncias y endodoncias en este período a menos que sea estrictamente necesario.

Quizás te interese leer: Todo sobre la sequedad bucal (Xerostomía)

Después del tratamiento oncológico

Hay que tener en cuenta que las complicaciones que pueden darse son las mismas que cuando la terapia se estaba aplicando. El odontólogo realizará un examen para evaluar el estado de salud general de la boca del paciente. En esta fase, el tratamiento odontológico estará dirigido a:

  • Practicar una revisión higiénica integral de la boca y sesiones de fluorización durante un año como mínimo en pacientes con alta tendencia a caries.
  • Evitar exodoncias e implantes dentales durante el mismo tiempo.
  • Realizar limpiezas bucales (tartrectomías) cuando sean imprescindibles. 
  • Tratar las inflamaciones con anestésicos tópicos o con corticoides.
  • Tratar xerostomía y mucositis con sialogogos y enjuagues bucales, así como las caries.
  • Las endodoncias podrán ser tratadas así como las obturaciones.
  • Las extracciones, prótesis removibles e implantes en general están contraindicadas en esta fase para pacientes de radioterapia. Aún así trataremos con el oncólogo cada caso de manera particular.

A partir de este momento, en nuestra clínica dental en Sevilla, Dr. Calvo, establecemos consultas semestrales de seguimiento y revisión a nuestros pacientes, donde el control de la higiene bucal es fundamental para evitar la aparición de enfermedades provocadas por las sesiones de radio o quimio.

La higiene bucal en los pacientes oncológicos

Queremos hacer especial hincapié en este apartado porque la concienciación que el paciente debe tomar sobre la importancia de la profilaxis de su boca es fundamental para el tratamiento odontológico, antes, durante y después de las terapias oncológicas.

Estas son las recomendaciones que desde la clínica dental Dr. Calvo hacemos a todos nuestros pacientes con esta patología:

  • Practicar la higiene bucal de forma sistemática y completa tres veces al día, teniendo en cuenta lo siguiente:
    • El cepillo debe ser de al menos 2 ó 3 hileras de cerdas de nylon o tynex. Es importante limpiar no sólo los dientes sino también la parte dorsal de la lengua y el surco gingival. Durante el cepillado, enjuagar el cepillo en agua  cada 20 segundos aproximadamente, para aquellos pacientes que tengan xerostomía y, al finalizar, dejar secar al aire libre. Se aconseja, igualmente, su reposición cada dos meses.
    • Los dentífricos deben contener, como mínimo, 1.450 ppm de flúor y de sabor neutro, ya que algunos sabores pueden producir irritación en las partes blandas de la boca.
    • Tras el cepillado, es fundamental el uso de enjuagues que no contengan azúcar ni alcohol, ya que pueden perjudicar la mucosa y agravar enfermedades como la xerostomía. Deben aplicarse durante 1 a 2 minutos.
    • El complemento del hilo o seda dental debe también realizarse una vez al día.
    • Para la limpieza de los rebordes maxilares y mandibulares de áreas edéntulas, del paladar y de la lengua, es recomendable el uso de hisopos (bastoncillos) o algodones suaves para no herir la mucosa.

Quizás te interese leer:  La importancia del enjuague bucal

Otros consejos sobre higiene bucal

  • Para neutralizar las posibles irritaciones causadas por un dentífrico inadecuado, puede prepararse una solución salina al 0,9%. También puede añadirse a esta solución bicarbonato sódico ya que éste reduce la acidez y previene la aparición de caries. 
  • Si bien recomendamos siempre a nuestros pacientes que se abandone el consumo de tabaco y alcohol, en los casos de pacientes oncológicos es rigurosamente necesario el abandono total de esta prácticas.


El papel del odontólogo en tratamientos de pacientes oncológicos 

Resulta obvio que la atención que los pacientes oncológicos requieren de un equipo multidisciplinar formado por muchas especialidades médicas, desde el oncólogo hasta el enfermero, pasando por cirujanos plásticos y nutricionistas. 

El protocolo de actuación frente al paciente oncológico supone un gran entramado de coordinación entre profesionales, desde la etapa preventiva de complicaciones hasta el final del tratamiento. La concienciación de la enfermedad por  parte del paciente es otra pieza clave en su recuperación.

Por ello, los odontólogos tenemos una gran responsabilidad dentro del equipo oncológico, constituyendo nuestro campo de intervención una primera línea de combate en el campo preventivo para acabar atendiendo las complicaciones que las terapias oncológicas producen. En definitiva, nuestro papel y así lo entendemos desde nuestra clínica dental, Dr. Calvo debe ser, de forma resumida, el siguiente:

  • Estar en contacto con el resto de profesionales que lo atienden para disponer de elementos objetivos sobre pruebas e intervenciones realizadas.
  • Proponer un tratamiento sobre los efectos secundarios que supongan para el paciente una mejor calidad de vida.
  • Eliminar el peligro de infecciones para que el tratamiento oncológico pueda desarrollarse correctamente y no surjan otras enfermedades que lesionen la salud del paciente. 
  • Establecer un riguroso orden de revisiones periódicas y concienciar al paciente sobre la extrema importancia de llevar a cabo una estricto cumplimiento en su higiene bucal.

Ya sabes que en Dr. Calvo siempre estamos dispuestos a ayudarte; por eso, si eres paciente oncológico encontrarás en nuestra clínica dental en Sevilla la profesionalidad y las atenciones que tu situación merecen. 

¡Desde ya te animamos a luchar por tu salud!

¿Sufres de problemas dentales?

PIDE TU CITA AQUÍ

Related Posts

Submit a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies