All fields are required.

Close Appointment form

Fumar con implantes dentales

icon
Fumar con implantes dentales

1 Comment

Sabemos que el consumo habitual de tabaco provoca cáncer, lesiones respiratorias y enfermedades del corazón. También causa enfermedades en la boca como: cáncer (oral, de garganta y de lengua); lesiones de los tejidos, llagas (aftas orales) con empeoramiento/infección y daños en las encías, inflamación continuada (crónica).

Fumar con implantes

¿Cómo funciona y por qué los pacientes fumadores tienen más placa dental o sarro? 

El tabaco provoca efectos como:

● Reducción de la salivación y cristalización: La saliva queda más espesa, como consecuencia, se produce una acumulación de saliva en los dientes y la aparición de sarro, llegando a ser más intenso en bocas que sufren apiñamiento dental.

 Teñido de sarro viéndose afectado por tanto el color de los dientes y volviéndose de un tono  más oscuro, dando la sensación de “dientes sucios”.

 Aparición de enfermedades:  el sarro provoca caries y enfermedades de las encías (gingivitis, periodontitis y periimplantitis).

Por eso desde la Clínica Doctor Calvo queremos hablarte de las condiciones especiales sobre los implantesAquellos pacientes fumadores, con tratamiento de implantes o con necesidad de implantes, nos preguntan mucho sobre esto. ¡Este post estaba al llegar!

 

¿Cómo influye el tabaco en la colocación de implantes?

El éxito de un tratamiento de implantes se basa en no interrumpir el proceso natural del hueso y las encías, durante la cirugía de colocación y el tiempo de cicatrización. De tal modo que el tabaco provoca alteraciones como:

● Tóxicas: Nicotina, alquitrán y demás sustancias de las que se compone el tabaco provocan la alteración de los tejidos que necesitan “cerrar” bien. Se pone en peligro durante la vida del implante, la formación y la defensa del hueso y la encía.

● Aumento de calor (aumento de la inflamación): Como ya sabemos, el frío reduce el proceso de inflamación y el calor, por el contrario, provoca el aumento de la inflamación. Por tanto, fumar con implantes: aumentará la inflamación, aumentará el dolor y hará el postoperatorio más difícil.

● Retraso de la cicatrizaciónLos componentes del tabaco contraen los pequeños vasos sanguíneos, provocando un retraso de la cicatrización tanto en la herida como en el interior de la encía. Por tanto, se retrasa la formación de hueso, se aumenta el riesgo de fracaso (no integración de los implantes). También, se reducirán las defensas del cuerpo a lo largo de la vida del implante.

 Fracaso de la osteointegraciónLa calidad o cantidad de hueso formada alrededor de los implantes se puede ver dañada también por todos los agentes nocivos del tabaco, dando como resultado, un fracaso del tratamiento o la integración “parcial” del implante en la que, la mayor parte de las veces se quedan fuera de la encía algunas partes del implante (titanio), reduciendo así la esperanza de futuro y por supuesto, obteniendo una estética inaceptable.

Uff… Todo lo que causa el tabaco ¿no? ¿Sabíais estos efectos sobre nuestra boca?  

Entonces, ¿qué podemos hacer y qué factores debemos controlar especialmente?

Tranquilos, ¡No está todo perdido! hay cosas que podemos hacer si unimos fuerzas entre pacientes y dentistas. Abrimos una nueva ventana a aquellos pacientes que han intentado dejar de fumar y no lo han conseguido.

Una higiene especial

Para realizar cualquier tipo de cirugía, es fundamental que no existan focos infecciosos. En el caso de la boca, eliminar caries e infecciones en encías. El riesgo común, son las enfermedades periodontales. Las enfermedades periodontales son un grupo de bacterias generadas en la encía, tienen más facilidad para crear infecciones en muchas partes de la boca. Te recomendamos informarte aquí sobre el tratamiento de encías en Sevilla.

Para garantizar un nivel de bacterias bajo, es fundamental: revisar, eliminar caries y/o realizar una higiene profunda de la boca. Por otro lado, no debemos olvidarnos de explicar al paciente técnicas especiales de cepillado. Permiten al paciente llegar a todos esos lugares de la boca donde no cepillamos correctamente.

La cantidad de cigarrillos a fumar

No debemos fumar NADA, al menos en los 3 días posteriores a cualquier cirugía. El objetivo es formar un cierre primario de la herida, sin obstáculos. En los 3 días se da la parte más crucial del cierre. Si no somos capaces de seguir sin fumar pasado este tiempo, es recomendable imponer filtros extra, disminuyendo la cantidad de tóxicos en la boca. En algunas cirugías, como las de tipo regenerativas (en las que se necesita “aumentar el hueso”), el tiempo sin fumar se debe alargar bastante más, al menos 15 días. Muchas otras técnicas son peligrosas para fumadores, el riesgo de infección de los materiales utilizados es altísimo. Los efectos pueden ser muy graves. A nosotros nos gusta decir que no fumen tampoco las 24 horas antes del tratamiento para garantizar que los tejidos llegan lo menos inflamados posible al momento de operar. ¡Aunque sabemos que os gusta fumar el último cigarro justo antes de entrar a la clínica para reducir los nervios! 

Utilizar enjuagues y geles especiales

Éstos ayudan a preservar los tejidos lo más limpios posible y promueven la curación. Componentes como la Clorhecidina o el Ácido hialurónico que algunos añaden, ayudan a la desinfección de las heridas. Es ideal utilizarlos también tras fumar, para eliminar tóxicos de la boca.  

En fin… ¿puedo fumar con implantes?

No te vamos a recomendar que lo hagas. Buscamos lo mejor para nuestros pacientes y lograr el éxito en las cirugías. Nuestro objetivo es que sean lo menos inflamatorias y molestas posibles. Pero es cierto que, el cuerpo humano es una máquina increíble y es capaz de llevar determinados procesos a la vez. Puede suceder que la cicatrización se retrase levemente o que por el contrario, se pierda la totalidad del tratamiento realizado. Por eso, solo podemos aconsejarte buenamente y utilizar unos protocolos especiales que tenemos preestablecidos en la clínica para pacientes fumadores. Algunos de los que consideramos fundamentales:

● Conocer muy bien al paciente y crear un vínculopaciente-doctor.

● Establecer una realidad sobre el mantenimiento que va a llevar del paciente.

● Establecer un ritmo a seguir y visitas durante todo el tratamiento.

● Dotar al paciente de los instrumentos y desinfectantes necesarios para un control.

● Definir un compromiso con la cantidad de tabaco que el paciente es capaz de dejar de consumir por su salud y estética dental. 

● Y otros muchos más protocolos técnicos a la hora de realizar las cirugías que te explicamos en clínica y llevamos con todos los que han pasado ya por clínica…

  Así que la realidad, queridos amigos, es que no hay una ciencia cierta con el tabaco.  La única regla es cuanto menos fumemos, menos problemas. Lo más importante es que aprendas qué condiciones especiales tienes si fumas. Ya eres consciente de por qué nos gusta tan poco el tabaco.   Y por último, que elijas siempre una clínica con profesionales formados especialmente en cirugía y con protocolos claros de tratamiento especiales para fumadores, porque si ocurre algo durante el tratamiento, es importante saber como solucionarlo y manejar esas situaciones especiales.

Related Posts

One Response to “Fumar con implantes dentales”

  1. […] Dejar de fumar. Fumar empeora la salud dental. […]

Leave a Reply

Submit a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies